“Desaparece” aguamala en zona Guaymas-Empalme

2018-05-07 AGUAMALA

elimparcial.com | Yesicka Ojeda

Guaymas(GH)
Más de mil 200 pescadores de Guaymas y Empalme se quedaron “vestidos y alborotados” por la ausencia de aguamala, que otros años ha generado una derrama económica superior a los 20 millones de pesos con su captura y procesamiento.

Los investigadores que analizan esta especie desde su fomento hasta lo comercial, desconocen las causas que originaron su desaparición de las costas de Guaymas y Empalme, porque aún no conocen al 100% su ciclo de vida.

En la costa de Sonora se producen dos tipos de aguamala, la azul que se localiza del Desemboque hacia el Sur y la ámbar que se captura de Puerto Peñasco al Golfo de Santa Clara desde el 2017, y esta última es la que tiene mayor precio en el mercado asiático.

Desde hace 18 años inició la pesca de la medusa ‘bola de cañón’ en la entidad, pero en el 2017 y el 2018 se detectó la presencia de la tipo ámbar, como fue llamada por investigadores del Instituto Nacional de Pesca, por su color.

Esta actividad genera cerca de 5 mil empleos directos, que se sostienen con un salario promedio de 2 a 3 mil pesos semanales cuando la producción es regular.

BUSCAN RESPUESTAS

El doctor Miguel Ángel Cisneros Mata señaló que durante los años que llevan investigando este recurso marino, no han logrado conocer su ciclo de vida en su totalidad, por ello desconocen las causas de sus desapariciones y apariciones en diferentes puntos del Estado.

En Guaymas, mencionó, por primera vez en los 18 años que tiene esta pesquería, primero como fomento y luego comercial, se colapsó por completo, y no saben las causas que lo ocasionó.

“Este año es un año frío, todavía está presente el fenómeno ‘La Niña’ y a la aguamala le favorece el agua caliente, pero realmente no sabemos si esto fue el factor porque es un recurso variable que no acabamos de comprender”, externó.

Indicó que en el 2017 comprobaron que las medusas que se reproducen en el Alto Golfo de California y las del Desemboque hacia el Sur de Sonora, son diferentes y no sólo en su color, sino también en el tamaño y en apariencia son más sanas.

Las especies gelatinosas aún no están bien entendidas en su genética, reiteró Cisneros, y hay quienes se atreven a aseverar que esta pesquería está sobreexplotada, pues en los últimos tres o cuatro años se han capturadotallas inferiores a las permitidas en la Carta Nacional Pesquera, que es de 11 centímetros.

“Si ese fuera el caso, porque en el Alto Golfo de California no hubo producción en el 2013, 2014, 2015 y 2016, y reaparece en el 2017 y 2018. Hasta ahora nadie sabe las causas, pero creemos que para evitar este tipo de situaciones se debe cuidar el recurso, dejarlas que se reproduzcan como un enfoque precautorio”, consideró.

SIEMPRE HA EXISTIDO

Antes de iniciar con la captura de fomento de la aguamala, aseguró, ya había avistamientos importantes en las diferentes zonas de explotación del Golfo de California.

“Nosotros llegamos en el año 85 y ya había presencia en la playa de El Cochórit, de Empalme, y era una gran cantidad de aguamala azul varada, y los pescadores e investigadores platican que en el Alto Golfo de California, en los años cincuenta al pescar camarón en los barcos se atoraban en las redes y era un fastidio para los tripulantes”, puntualizó.

Desde hace varias décadas, subrayó, existe la presencia de la medusa en las costas del Golfo de California, pero no había mercado para su comercialización hasta el año 2000, que China principalmente empezó a requerirla en diferentes partes del mundo.

“Para nosotros es una pesquería nueva, pero en China la consumen desde hace cientos de años, aunque antes era menor el consumo que ahora, por eso salen a comprarla en Centroamérica, Asia, India, Sudamérica y otras partes”, indicó.

SÍ HAY EN EL GSC

El investigador en pesquerías del Inapesca y especialista en el tema de la medusa ‘bola de cañón’, reveló que entre 10 y 15 días dará inicio la pesca de aguamala ‘bola de cañón’ del tipo ámbar frente al Golfo de Santa Clara (GSC).

Señaló que la semana pasada se trasladó a la zona Norte de la entidad para muestrear la talla del producto donde determinó que aún le faltaba tiempo para alcanzar el tamaño comercial requerido en el mercado.

Esta especie, dijo, crece más que la azul, pues alcanza una longitud de hasta 16 centímetros y un peso de 1.4 kilogramos, mientras que la otra apenas rebasa los trece centímetros y su peso es inferior a 1 kilo.

“El estudio más reciente de aguamala que se hizo con colectas de la medusa en el 2013 y 2014 en las costas de Baja California Sur, Sonora y Norte de Sinaloa se publicó el año pasado, y ahí se comprobó que no es la misma especie, comparten ciertas similitudes, sin embargo la ámbar es un poco diferente y tiende a estar más en el fondo”, explicó.

En el mercado asiático, apuntó, la medusa ámbar alcanza un valor comercial más alto que la azul por su tamaño y porque luce más sana y sin picaduras.

En el 2017 se cotizó en 3.50 pesos el kilo del tipo ámbar, mientras que la azul apenas alcanzó los 2 pesos en la zona de Guaymas y en Yavaros apenas rebasó los 2 pesos.

“Hasta donde se sabe ambas tienen las mismas propiedades, aunque son diferentes especies, para el mercado son el mismo género, pues en la genética son muy cercanos y se utilizan para consumo humano y la elaboración de cosméticos”, destacó.

El ciclo de vida de esta especie marina, aseveró, es complicado, por ello nadie puede asegurar que ha sido sobreexplotado; sin embargo, con base en la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), deben trabajar con cuidado y esperar que se reproduzcan, lo que significa que deben pescarlas hasta que alcancen la talla mínima permitida.

BAJO VOLUMEN

En Guaymas detectaron la presencia de la medusa azul pero no en volúmenes para su comercialización ni en las tallas requeridas, informó el investigador Miguel Ángel Cisneros Mata.

“Sí hay presencia en esta zona pero no en cantidades comerciales, encontramos adentro de Las Guásimas y otras afuera, unas cuantas grandes y las demás pequeñas; pero obviamente no como las localizadas frente al Golfo de Santa Clara”, expresó.

El año anterior, mencionó, se completaron 7 mil toneladas del producto con las capturas realizadas en Guaymas, Las Guásimas, Huatabampo y Yavaros, mientras que en el Alto Golfo de California fueron arriba de 35 mil, llegando a una cifra récord en la historia de dicha pesquería.

Esta especie se reproduce en las costas del Golfo de California, resaltó, aunque también ha habido avistamientos en Tabasco.

Agregó que en el Municipio, en el 2017 migraron cerca de 100 pescadores a trabajar esta especie al Norte del Estado y una buena parte de la producción pescada se procesó en las plantas pesqueras locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *