¿Es posible convertirse en un genio de la noche a la mañana?

tekcrispy.com | Maria Hernández Méndez

Cuando decimos que alguien es un genio, generalmente nos referimos a una persona que ha alcanzado logros sin precedentes, creativos, originales y universales; para ello, suelen requerirse años de dura preparación, horas de práctica, aciertos y fracaso.

Pero ¿puede una persona despertar un día y darse cuenta de que tiene dotes artísticos excepcionales?; por curiosa que parezca la pregunta, resulta que sí; existen casos documentados de personas que, de un día para el otro descubren que poseen dotes increíbles en áreas como el arte, la matemática, entre otros.

Sin embargo, esto no es tan idílico como puede parecer, puesto que, cuando ocurre esto, es porque la persona está sufriendo de una condición llamada Síndrome de Savant o Síndrome del Sabio.

De acuerdo a los expertos, el Síndrome de Savant es un conjunto de síntomas cognitivos extraños que se corresponden con un estado patológico a partir del cual, algunas personas con desórdenes mentales, discapacidades físicas, mentales o motrices, adquieren una sorprendente habilidad o conjunto de habilidades mentales específicas.

Es decir, se trata de una condición en la que un individuo con una alteración, tal como el autismo, termina siendo un genio en algún campo particular, lo que lo convierte en un prodigio que va más allá de lo normal.

¿Por qué una persona puede convertirse en un genio de la noche a la mañana?

Las personas con Síndrome de Savant tienen habilidades extraordinarias.

Este síndrome fue descrito por primera vez en el año de 1789 por Benjamin Rush, quien se mostró curioso al tratar con un paciente que tenía la capacidad de calcular la edad de las personas en pocos segundos.

Desde entonces, han sido muchas las explicaciones que se le han dado al síndrome que produce genios; por ejemplo, se habla de una asociación entre el síndrome y el daño cerebral que se presenta en pacientes que sufren de demencia frontotemporal progresiva, lo que produce que las personas desarrollen habilidades artísticas sorprendentes, en detrimento de sus habilidades abstractas o simbólicas.

También, se está estudiando el rol que juega el cromosoma 15 en la presencia o ausencia de estas magníficas habilidades demostradas por las personas con Síndrome de Savant.

No obstante, los estudios de neuroimagen de los cerebros de estas personas han revelado que una importante proporción de los pacientes Savants tienen alteraciones en el hemisferio izquierdo de su cerebro; además de que gran parte de ellos, aunque no la mayoría, sufren del Trastorno del Espectro Autista.

Así, los expertos explican que su cualidad de genios se puede deber a que cuando el hemisferio izquierdo no funciona adecuadamente, el derecho compensa estas dificultades a partir del desarrollo de nuevas habilidades, reclutando circuitos neuronales que, en condiciones normales, estarían destinados a otras funciones.

Por su parte, otra posible explicación gira en torno a la posibilidad de que las lesiones en el hemisferio izquierdo destapen habilidades que habían estado latentes.

Una tercera explicación implica que, el funcionamiento cerebral normal implica el procesamiento de la información que llega, a partir de lo que se suprime cierta información y se unen otros datos para desarrollar una única idea.

Sin embargo, en el cerebro de los Savants, este proceso de edición no ocurre, por lo que el resultado es un cúmulo de muchísima información que puede terminar saturando los circuitos neuronales, como ver imágenes con tanto detalle que se noten los pixeles individuales de cada una; por tanto, se dice que los Savants no tienen más capacidades mentales que el resto de las personas, sino todo lo contrario.

El Síndrome de Savant puede ocurrir de diversas maneras

El Síndrome puede presentarse de tres formas: congénita, traumática y repentina.

Existen tres formas a partir de las cuales se puede desarrollar el Síndrome de Savant; en primer lugar, este puede tener un origen congénito, cuando las capacidades extraordinarias emergen en la primera infancia, durante el desarrollo temprano de los niños.

En segundo lugar se encuentra el Síndrome Savant adquirido, en el que las personas adquieren habilidades asombrosas en campos como la música, el arte o las matemáticas, de forma inesperada, luego de sufrir un accidente traumático en el cerebro, un accidente cerebrovascular o algún otro incidente que afecte el sistema nervioso central.

En otras palabras, estas personas, previamente con habilidades promedio, luego de algún accidente que les afecta a nivel cerebral, se convierten en genios, pues las lesiones derivadas del hecho traumático, se traducen en asombrosas habilidades.

Por último, tenemos el Síndrome de Savant repentino, en el que una persona común, sin intereses o habilidades previas y sin haber sufrido ningún tipo de lesión cerebral, luego de una epifanía, logra desenmascarar las reglas y las complejidades de las matemáticas o la música.

Entonces, luego de este misterioso momento, se desarrollan dotes y habilidades instantáneas sin ningún tipo de discapacidad asociada, por lo que el individuo en cuestión se convierte en un genio repentinamente.

No obstante, estos casos son bastante infrecuentes, puesto que la mayoría de las personas con esta condición, a pesar de sus habilidades extraordinarias, tienen alguna discapacidad importante. Veamos algunos de los casos más famosos.

Casos famosos de Síndrome de Savant

Kim Peek

Kim Peek fué la inspiración de la famosa película Rain Man

Además, tardaba una hora para memorizar un libro completo, lo que le permitió adquirir una gran cantidad de conocimientos en campos como geografía, literatura, historia, música y filosofía. También conocía de memoria todos los mapas de los Estados Unidos, por lo que podía explicar sin dificultades cómo llegar de una ciudad a otra dando detalles respecto a cuales calles debían tomarse.

Asimismo, tenía un calendario en su cabeza de 10.000 años, por lo que sabía el día de nacimiento de una persona con tan solo escuchar la fecha en que nació, además de resolver cualquier cálculo matemático sin dificultad.

No obstante, Peek era una persona totalmente dependiente, su coeficiente intelectual era de 73 y apenas podía abrochar los botones de su camisa por sí mismo; era incapaz de interpretar un poema o de analizar los libros que memorizaba. Kim murió en el 2009, a los 58 años, producto de un fallo en su corazón.

Derek Paravicini

Derek Paravicini es un reconocido genio musical.

Derek Paravicini era autista y ciego, nació prematuro a las 25 años de gestación, lo que además afecto su desarrollo cerebral, produciéndole una grave discapacidad de aprendizaje. No obstante, Paravicini es capaz de identificar una nota por su nombre sin referencias, además de producir cualquier nota solicitada sin ayuda.

Adicionalmente, tiene la capacidad de reproducir cualquier pieza musical con tan solo escucharla en una oportunidad, lo que le permite almacenar en su memoria un aproximado de 10.000 melodías.

En este sentido, comenzó a tocar el piano desde los 2 años y desde entonces se ha destacado notoriamente en este ámbito. Actualmente tiene 39 años y da conciertos por todo el mundo.

Orlando Serrell

Luego de un golpe en la cabeza, Orlando Serrell se logró manejar el calendario de forma extraordinaria.

Orlando Serrell no tenía ninguna capacidad extraordinaria hasta que fue golpeado por una pelota de béisbol en el lado izquierdo de la cabeza en el año de 1979, cuando tenía tan solo 10 años.

En ese momento, Serrell cayó al suelo, pero se levantó y continuó jugando; no le dijo nada a sus padres, por lo que no recibió tratamiento médico, a pesar de sufrir constantemente de intensos dolores de cabeza.

Poco a poco, los dolores de cabeza cedieron, pero se dió cuenta de que había adquirido la capacidad de calcular fechas extraordinariamente. De hecho desde el día que tuvo el accidente, es capaz de recordar exactamente los días de la semana y el clima que hubo en cada uno de ellos.

Stephen Wiltshire

Stephen Wiltshire es famoso por sus increíbles dibujos arquitectónicos.

Stephen Wiltshire es un artista londinense diagnosticado con autismo y con el síndrome de Savant. Su gran memoria visual le permite recordar ciudades enteras con un gran número de detalles, lo que le ha valido ser el protagonista de numerosos documentales.

En este sentido, tiene la capacidad de reproducir imágenes panorámicas de una ciudad con tan solo verla por 20 minutos. Recientemente, luego de un paseo en helicóptero por Singapur, pasó cinco días entero realizando una reproducción rica en detalles de la Bahía de dicha localidad. La exactitud arquitectónica de sus creaciones ha maravillado a todo el mundo, con reproducciones de Tokio, Nueva York, Londres, Madrid, Roma, París, entre otros.

K.A.

De forma repentina, K.A. se convirtió en un genio musical

K.A. es un hombre de Israel cuyo caso fue documentado por el famoso Profesor y Psiquiatra especializado en autismo Darol Treffert. Una tarde, mientras caminaba por un centro comercial, se acercó a un piano y, de repente, a los 28 años de edad, se descubrió tocando el instrumento como su fuese un pianista profesional

Así, sin más, caminando por un centro comercial, se había convertido en un genio musical.

Sin ser consciente de ello, sabia de escalas principales y menores, acordes y movimientos manuales para tocar el piano extraordinariamente. Tenía la capacidad de reconocer las armonías de las escalas además de tocarlas a partir del reconocimiento de intervalos.

De esta manera, al llegar a casa, se dedicó a buscar información sobre teoría de la música, sorprendiéndose al darse cuenta de que, sin haber estudiado esto nunca en su vida, ya conocía toda esta información.

Actualmente se sabe que K.A. tiene un alto nivel de coeficiente intelectual, se dedica a las leyes y no se le han encontrado antecedentes de trastornos del desarrollo ni lesiones graves. Es un curioso caso de Savant repentino.

Jason Padgett

Tras una golpiza Jason Padgett adquirió unas habilidades matemáticas de las que jamás había gozado.

Jason Padgett no nació con habilidades extraordinarias, sino que las desarrolló cuando tenía 30 años tras una noche de fiesta en la que fue agredido violentamente. Así, tras una conmoción cerebral que le valió una estadía en el hospital, al llegar a casa noto cambios impresionantes.

Empezó a sufrir de Trastorno Obsesivo Compulsivo, Agorafobia y Depresión, pero también se convirtió en un genio de las matemáticas, a pesar de que en el pasado su desempeño en esta área era bastante mediocre.

Ahora podía realizar cálculos complejos mentalmente y visualizar la realidad a partir de patrones geométricos. Sobre su caso, los médicos sugieren que, tras la conmoción cerebral, algunas áreas de su cerebro que habían permanecido inactivas, se activaron tras el golpe para sustituir las funciones que habían sufrido daños.

Así que, tal como vemos, si es posible convertirse en un genio de la noche a la mañana; sin embargo, es necesario tener en cuenta que, a menos de que seas uno de esos afortunados que tras una epifanía experimentan el desarrollo inmediato de habilidades impresionantes, en la mayoría de los casos este síndrome se asocia a problemas o lesiones a nivel cerebral que traducen en discapacidades y dificultades para llevar una vida normal.3