Nefertiti y Grecia, de 16 y 14, iban al cine: familia. Eran criminales, dice la policía que las acribilló

2018-03-13 - VERACRUZ

Sin Embargo

Nefertiti y Grecia Camacho Martínez sólo iban al cine cuando fueron acribilladas, dice la familia. Las autoridades lo manejan como un enfrentamiento. Marcaron el alto a un vehículo, aseguran, y los ocupantes respondieron con balas. Pero los testigos relatan que fue diferente: Allá, en Río Blanco, Veracruz, hubo hasta tiros de gracia.
Pasó en el Veracruz de Miguel Ángel Yunes Linares. El estado que, según el propio Gobernador panista, tendría resultados en seguridad en seis meses…
Las hermanas Nefertiti y Grecia Camacho Martínez, de 16 y 14 años de edad, habrían sido ejecutadas por policías en Río Blanco, Veracruz.

Fue el sábado 10 de marzo. Las menores se hallaban en calles de la colonia Benito Juárez, en el municipio veracruzano, cuando fueron asesinadas a quemarropa, de acuerdo con información de medios locales.

Al principio, se manejaron los hechos como un enfrentamiento entre policías y civiles armados. Los uniformados marcaron el alto cerca de la Plaza Comercial, en Río Blanco, a una camioneta Honda. Pero los jóvenes [cinco] que iban a bordo respondieron con balas. La gente que estaba cerca huyó.

De acuerdo a la versión de testigos, las mujeres intentaron explicar que sólo pasaban por el lugar y nada tenían que ver con grupos delictivos. Sin embargo, los uniformados accionaron sus armas. Ocurrió cerca de las 16:00 horas. Y no sólo las hermanas murieron, hubo una víctima más y un detenido.

Los hechos han causado indignación entre los pobladores. Condenan la muerte de las hermanas. Lamentan que sus vecinas hayan sido asesinadas a mansalva. Sólo eran unas niñas. Y se presume que, tras las primeras detonaciones, recibieron el tiro de gracia.

Las víctimas, Nefertiti y Grecia, sólo iban al cine. Verían una película, informó la familia. Demandan, además, que el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares realice las pruebas correspondientes para que se determine si estaban o no armadas.

La escena del crimen, según las primeras versiones, fue alterada por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

El 15 de noviembre pasado, durante la presentación de su primer Informe como Gobernador, Yunes Linares reconoció que la inseguridad se mantenía como un “problema grave” en la entidad.

Linares afirmó en aquella ocasión que “las ejecuciones derivadas de enfrentamientos entre bandas de delincuentes organizados incentivan la percepción de inseguridad”.

Pero las cifras oficiales hablan por sí solas: la administración del panista superó en 2017 las cifras históricas de homicidios intencionales, secuestros y robos de vehículo con violencia.

Organizaciones civiles y especialistas reprobaron ese 2017, el primer año de la gestión del panista, en los rubros de seguridad y procuración de justicia. Los activistas recordaron que Yunes Linares se comprometió en su campaña a cambiar la situación de violencia e impunidad en los primeros 6 meses. Y no.

El año 2017 fue el más violento en una década en México, de acuerdo con datos difundidos en enero pasado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El Estado de México, la entidad gobernada por el priista Alfredo del Mazo, aparece en los tres primeros lugares de los tres principales indicadores de la violencia. Fue el primero en extorsión, con mil 54 carpetas abiertas; además aparece en el tercer lugar en secuestro, y el segundo en homicidios.

El segundo lugar en extorsiones pertenece a Nuevo León, cuyo Gobernador con licencia, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, anda en campana porque quiere ser Presidente. En secuestro, el primer lugar pertenece a Tamaulipas, gobernada por el panista Francisco Cabeza de Vaca, y el segundo es de Veracruz, también en manos de un panista Yunes Linares.

La mayor cifra de homicidios por entidad en México pertenece a Guanajuato, con 4 mil 39; la entidad es gobernada por el panista Miguel Márquez Márquez. El segundo lugar es del Estado de México y el tercero, de Guerrero, en manos del priista Héctor Astudillo Flores.

En casi todo el país la violencia escaló. Los estados más críticos son Colima, Nayarit, Veracruz, Baja California, Baja California Sur, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí y Zacatecas.

Si en algún momento se pensó que la guerra del ex mandatario Felipe Calderón Hinojosa llegó al punto más álgido de víctimas posible, la administración del Revolucionario Institucional la superó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *