Pesca ilegal y cambio climático amenazan pesquerías

2018-04-12 PESCA

elimparcial.com | Yesicka Ojeda

GUAYMAS, Sonora(GH)

La pesca ilegal, el cambio climático, el voraz mercado chino y la falta de apoyos, son las principales amenazas a las que se enfrentan las diferentes pesquerías en México.

Según organizaciones ambientalistas, líderes cooperativistas y armadores, la actividad se encuentra con pesquerías al tope o sobreexplotados en los 11 mil 500 kilómetros del litoral mexicano por los factores antes mencionados, y desde el 2007 la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables no ha tenido modificaciones.

Las investigaciones sobre la situación real que enfrenta el sector son mínimas y las opciones para iniciar con nuevas pesquerías requieren inversiones millonarias para cambiar artes de pesca y modificar las embarcaciones.

A nivel mundial, cerca de 3 billones dependen de la actividad pesquera para comer y en México son casi 300 mil familias las que se sostienen económicamente de la actividad.

Al País ingresan cada año 396 mil 324 toneladas de diferentes productos acuícolas y pesqueros con un valor comercial de mil 90 millones de dólares, mientras que 189 mil 806 toneladas se exportan a diversos destinos, lo que deja mil 14 millones de dólares en ganancias.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Pesca, a Sonora arriban cada año aproximadamente 458 mil toneladas de diferentes tipos de especies marinas y se generan 3 mil 880 millones de pesos, lo que mantiene al Estado en el primer lugar en volumen, pero Sinaloa lo desbanca en derrama económica por su aporte de camarón y atún.

En la costa mexicana, hay 73 mil 978 embarcaciones menores inscritas en el Registro Nacional de Pesca y Acuacultura y un número igual o mayor que no cuentan con permisos, pero también realizan actividades de pesca en los 17 estados costeros.

Según estimaciones de Sociedad de Historia Natural Niparajá, de las mil 700 millones de toneladas de productos pesqueros que capturan barcos y pangas cada año de manera legal, hay de un 30% y 60% más del volumen que proviene de los pescadores sin permisos.

Competencia desleal

La pesca ilegal que se practica en las costas mexicanas, se ha convertido en una competencia desleal para los hombres de mar que cuentan con permisos y pertenecen a cooperativas, apuntó Amy Hudson Weaver.

La coordinadora del programa de Pesca Sustentable en la Sociedad de Historia Natural Niparajá señaló que, aunque es difícil contabilizar la magnitud de la pesca ilegal en México, se calcula que además de los volúmenes capturados de forma legal se suman entre un 30 y 60% más.

Apuntó que esta actividad ilícita impacta de forma negativa la economía de los pescadores regulares porque al no tener responsabilidades de pagarle nada al Gobierno malbaratan sus productos, lo que genera una competencia desleal.

Además, dijo, daña el ecosistema marino, porque no respetan vedas, áreas naturales Protegidas, cuotas de captura en las especies establecidas, ni tallas requeridas por el mercado que las demanda.

“También impacta a los pescadores legales, pues ellos al ver que no hay castigos o diferencias se corrompen; si hubiera menos pesca ilegal, el sector estaría más profesionalizado”, puntualizó.

La pesca ilegal, consideró, es propiciada por la escasez de vigilancia en el litoral mexicano, por la falta de personal competente en las aduanas, la corrupción que existe entre las comercializadoras y la opacidad que enfrenta el sector.

El Gobierno federal, dijo, carece de presupuesto suficiente para mantener vigilados los océanos, lo que propicia la captura de especies marinas sin permisos, su compra en comercializadoras a precios más baratos.

Aseveró que el personal que está en las aduanas no está capacitado para revisar y comprobar que el producto que se envía a otros países a través de una guía de pesca.

“Extranjeros, pronto pescarán en nuestros mares”

Por la falta de competitividad ante otros países en el costo de combustible, el cierre de áreas para proteger ciertas especies y el escaso apoyo del Gobierno federal, la actividad pesquera pronto estará en manos de extranjeros, opinó Humberto Becerra Batista.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola, destacó que el alto costo del diesel no les permite competir contra países como Perú, que le cuesta cinco pesos el litro del combustible, o Estados Unidos que lo vende en nueve pesos.

“En México lo compramos en 18 pesos el litro y el Gobierno federal nos da un subsidio de 2.60 pesos por litro.

“¿Dónde estamos? ¿Por qué nos mandan a competir en condiciones desfavorables contra otros países?”, cuestionó.

Los armadores de México, consideró, están en la “lona” y eso ha motivado a productores extranjeros a solicitarle al País la explotación de las zonas que no aprovechadas.

En los 17 estados costeros mexicanos, mencionó, operan 2 mil 19 barcos; mil 72 corresponden a los camaroneros, 766 están enfocados a la escama, 92 a la sardinera y 89 al atún; pangas legales son 73 mil 978.

Organismos ONG’s resaltó, amenazan con embargar la pesca de camarón para continuar con el Programa de la Conservación de la Vaquita Marina sin realizar un estudio real de la situación que prevalece.

CAMBIO CLIMÁTICO ATRAERÁ OTRAS ESPECIES AL GOLFO DE CALIFORNIA

El cambio climático acarreará especies y aguas tropicales al Golfo de California y provocará un aumento en la temperatura del mar de dos grados en el 2100, según el avance del estudio que realizan cerca de 20 investigadores en México.

La investigadora titular de pesquerías en el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, Juana López Martínez, señaló que hoy día estudian los posibles impactos que sufrirán el camarón, la sardina y la medusa en el Golfo de California.

Informó que los resultados preliminares arrojaron que la medusa será una de las especies más favorecidas con el calentamiento global, mientras que el camarón, aunque no hay una respuesta clara, podría sufrir daños, como está pasando hoy en día en otras regiones.

Tanto la pesca de sardina, como la del “oro rosado”dependen de fenómenos como “El Niño” y “La Niña”, peroal combinarse con el incremento en la temperatura del mar en 80 años más, los resultados de estas actividades podrían ser distintos, explicó.

“Se están haciendo simulaciones con modelos japoneses, canadienses, alemanes, australianos y estadounidenses, de aquí al 2100, para ver los potenciales escenarios y hasta el momento todos arrojan un aumento en la temperatura del mar de dos grados o más”, reveló.

Esta situación en un mediano o largo plazo, auguró, impactará el hábitat marino en el Mar de Cortés y por ende las actividades comerciales que realizan pescadores ribereños y de altura.

Consideró importante iniciar investigaciones sobre las especies tropicales que migrarán al espejo de agua que abarca Nayarit, Sinaloa, Sonora, BC y BC Sur, para ver cuáles se pueden explotar y los efectos que causaría en las ya existentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *