¿Por qué se ‘te sube el muerto’?

2018-03-12 CAMA OSCURA

¿Alguna vez te has despertado a la mitad de la noche y no logras moverte?

¿Crees que hay una presencia maligna que presiona tu cuerpo y además te impide hablar?

Lejos de ser una experiencia paranormal, cuando “se te sube el muerto” estás ante un trastorno del sueño conocido como parálisis del sueño.

“Es una sensación desagradable. Estás consciente de que no te puedes mover, como si estuvieras dentro de un ataúd y sólo puedes abrir los ojos y por más que luches por salir, no puedes”, explica Arturo Garza Peña, neurólogo del Instituto de Neurología y Neurocirugía del Hospital Zambrano Hellion.

La sensación de parálisis ocurre cuando estás empezando a quedarte dormido o cuando te estás despertando.

“Genera impotencia y miedo, sin embargo no afecta la respiración y el estado de conciencia, de tal manera que la persona recuerda el evento que ocurrió”.

Esta experiencia también puede provocar vívidas alucinaciones y esto se da por los neurotransmisores que generalmente secreta el cerebro al dormir como la noradrenalina y la serotonina.

“Hay algunas personas que manifiestan alucinaciones porque en la etapa de movimientos oculares rápidos es dónde se generan los sueños. La persona que está teniendo esa alucinación es parte de un sueño que está viviendo en carne propia”, dice Garza Peña.

Pero no temas, esta experiencia sólo dura segundos o unos cuantos minutos y puede desvanecerse si otra persona tiene interacción contigo.

“Este tipo de de manifestaciones se resuelven espontáneamente o en un momento dado cuando alguien más te toca, te habla o ejerce algún tipo de estímulo hacia ti, inmediatamente se interrumpe esta parálisis”, afirma el especialista.

La parálisis del sueño se presenta más en jóvenes o personas con trabajos nocturnos que no tienen horas de sueño fijas y tienen constantes desvelos.

Otro de los factores que pueden influir en este padecimiento es el consumo de la cafeína, ya que te estimula a mantenerte despierto.

Para evitar “que se te suba el muerto” basta con respetar tus horas de sueño, de entre seis a ocho diariamente; no desvelarte, buscar tener dosis de melatonina (salir a caminar en la luz del día ayuda a generar esta hormona), y moderar el consumo del café, chocolate, té y refrescosembotellados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *