Prepárate, la gasolina podría subir a 20 pesos (y estos son los motivos)

Dinero en Imagen

Las tomas clandestinas y el robo de hidrocarburos, generarían un aumento de 15 a 20% en el precio de los combustibles para los usuarios finales, ya que la seguridad podría representar para las empresas 30% de sus costos.

Durante la Mesa de diálogo: Factores clave en costos de gasolina mexicana, Ramsés Pech, consultor de energía de Grupo Caraiva y Asociados, dijo: “hace falta un mayor compromiso por parte de la Secretaría de Gobernación, para garantizar la seguridad de la nueva infraestructura que será construida por empresas privadas”.

Actualmente, las pérdidas por los daños ocasionados a la red de ductos y el robo de hidrocarburos, asciende a más de 30 mil millones de pesos, monto que en su mayoría es absorbido por Petróleos Mexicanos, por lo que no se refleja en el precio de venta.

Sin embargo, las empresas privadas no podrán replicar dicho modelo, pues ello pondría en riesgo su rentabilidad.

Según el analista, los últimos cálculos muestran que el tema de la seguridad podría representar hasta 30% de los costos para los particulares, mientras que “en el precio al consumidor se va a reflejar en una porporción de entre 15 a 20 por ciento más”.

Así, el precio de la gasolina en la Ciudad de México podría llegar a los 20 e inclusive 21 pesos, pues actualmente cotiza en 18 pesos por litro, aproximadamente.

Cabe recordar que el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, aseguró que las empresas privadas podrán solicitar seguridad y resguardo al gobierno federal, sin embargo, esto tendrá un costo que deberán pagar, dependiendo del número de elementos que necesiten.

Éste es un mercado abierto, cualquier costo adicional irá al consumidor”, indicó el experto.

NO BAJARÁN PRECIOS

Los precios de las gasolinas y diesel se mantendrán elevados debido al cobro de impuestos, los pagos extras que los empresarios deben hacer al gobierno federal y la falta de infraestructura, coincidieron especialistas.

Luis Fernando Herrera, director general de Regulación y Tarifas de Petrolíferos de la Comisión Reguladora de Energía, dijo que los precios se rigen por los costos de referencia y el tipo de cambio, lo cual impactó de manera importante el año pasado.

Los especialistas mencionaron que una solución sería la de eliminar el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a los combustibles, pues ello permitiría tener un rango de precios más cercanos a los que se manejan a nivel internacional.

Con esto, se podrían alcanzar precios bajos entre 2023 y 2025, siempre y cuando en el corto plazo se logre el desarrollo de infraestructura eficiente para el movimiento de los hidrocarburos.