Según científicos esta es la cantidad de orina que se encuentra en una piscina pública

Definitivamente todos hemos escuchado que una piscina pública puede ser un lugar muy sucio. Por más que nos divirtamos nadando, alguna vez nos plantearon la imagen mental que entre toda la gente que se encuentra en el lugar, algunos no son tan higiénicos.

Pero esta duda por fin fue respondida por unos investigadores de la Universidad de Alberta, Canadá. En un estudio realizado recientemente, analizan la cantidad de orina que puede haber en una piscina pública. Además, determinan si la presencia de este desecho orgánico representa un peligro para la salud.

¿Qué dice el estudio?

Para determinar qué tanta presencia de orina podría haber en una piscina, se concentraron en los azúcares artificiales. Estos son muy consumidos por las personas y el cuerpo no necesita aprovecharlos, de modo que los suele expulsar a través del sistema urinario.

Una de las sustancias se conoce como Acesulfamo K, también llamada en el estudio como ACE. Esta se encuentra en muchos alimentos, es absorbida y expulsada completamente en la orina. Se puede encontrar en una concentración de hasta 4000 nanogramos en cada mililitro del líquido. Además, se ha usado con anterioridad como indicador de aguas residuales presentes en entornos naturales.

El estudió analizó dos piscinas canadienses y a lo largo de tres semanas. La primera, de 220.000 galones (832.000 litros), tiene un tamaño equivalente a un poco menos de una piscina semiolímpica. La segunda cuenta con una capacidad de 110.000 galones (416.000 litros). Se reveló que la presencia urinaria semanal de cada piscina era de 75 y 30 litros, respectivamente. En otras palabras, al cabo de 3 semanas una piscina tenía 225 litros de orina, y la otra 90.

A simple vista puede parecer mucho, pero en términos de porcentaje el impacto no es tan impresionante. La primera alberca tenía solo un 0,27% de orina en su agua, mientras que la más pequeña contaba con un 0,21%.

¿Es peligrosa esta concentración de líquido de desecho? en realidad no. Según estudios epidemológicos que citan los mismos investigadores, la orina es estéril. No causa daños graves al contacto. Lo máximo que genera en este estado es cuando se combina con los productos de limpieza del agua y causa irritación ocular.
Como dato curioso, un 19% de adultos encuestados admitieron haber orinado dentro de una piscina al menos una vez.